Carnaval del Distrito Nacional

Carnaval del Distrito Nacional

domingo, 11 de julio de 2010

lunes, 5 de julio de 2010

El Distrito Nacional es el entorno tradicional del carnaval dominicano

Por José Guillermo Mieses. PEPE

El Distrito Nacional es el entorno tradicional del carnaval dominicano, permanecen aquí las más diversas expresiones carnavalesca e interactúan un sin números de barrios populares que asumen las representaciones ancestrales de manera tradicional. La nueva distribución geopolítica produjo una nueva demarcación territorial que han afectado las tradiciones carnavalescas en el orden participativo.

Estos cambios han producidos procesos evolutivos que no fueron tomados en cuenta al momento de esa decisión política, gracias a ella la gran provincia Santo Domingo cuenta actualmente con carnavales en la provincia Santo Domingo Este, Santo Domingo Norte, Santo Domingo Oeste y en el Distrito Nacional.

Coincidencialmente esto surge con la institucionalidad de la Secretaria de Estado de Cultura como gestor ahora de la dinámica organizadora de estos carnavales que al contrario de cómo sucede en las provincias del interior del país, la gran provincia Santo Domingo tan rezagada está que depende del Ministerio de cultura para la ejecución de sus carnavales. Tal paternalismo ha sido refrendado y mal interpretado y ha evidenciado que el ministerio de cultura no posee una política racional frente a este fenómeno, sin identificar de que su participación sea como un patrocinador o de un codueño de tal actividad, haciendo un mal uso interpretativo de sus funciones que osan con imponer los criterios participativos y competitivos.

El ministerio de Cultura como ente regulador del patrimonio cultural de la nación no alcanza atinar su puntería y predispone la falta de coherencia en las localidades carnavalescas de la provincia Santo Domingo. No promueve la cultura de la unificación, muy por el contrario, estimula el divisionismo en estas localidades, y por demás encuentran que es una carga las aportaciones que disponen para la realización de los diversos carnavales, sin visualizar de que el estado dominicano aun a las instituciones profesionales como los es la liga profesional de beisbol le otorgan cuantiosa suma de dinero para su realización.

Ahora bien, todos los acontecimientos deben ser analizados de manera dialéctica y esta nos señala que todo se da por debilidades institucionales existentes y desconocimientos de los roles y facultades. Todo mal tiene cura y a mal tiempo buena cara, eso son frases célebres sabias dejadas por nuestros mayores. Todo esto ha permitido ver el panorama de diferentes ángulos. Los promotores del divide y vencerá están terminando siendo vencidos por el látigo castigador del no a la desorganización, no al desorden y no a la improvisación.

Las últimas muestras carnavalescas y escogencias de las comparsas ganadoras en el caso del Distrito Nacional han demostrados que las agrupaciones cercanas al proceso organización, y que actúan de manera sistemática grupal sin improvisación se han impuestos a la que hacen todo lo contrario. Prevaleciendo el sentido práctico de que la unión hace la fuerza y de que la organización está por encima de todo.

El jurado seleccionador ajustados a los modernismos del tiempo en algunos sentidos, han premiado la sistematización, la creatividad y la organización por encima del hacer siempre lo mismo, quedándose corto a mi entender en ciertos asuntos por la carencia de discusiones fuera de su esfera y de su entorno.

A la fecha de hoy el carnaval del Distrito puede señalar con propiedad su crecimiento cualitativo y cuantitativo, viéndonos en la obligación de señalar que hay que trabajar en el fortalecimiento institucional y en la creación de reglas claras y definidas que limiten ya el dispersamiento que solo busca convertir en sal y agua todo el terreno conquistado.

Los beneficios tangibles obtenidos serán no más que sal y agua si continuamos con la improvisación y dando paso a cualesquiera pretendan inventar con las creaciones de nuevas agrupaciones en vez de fortalecer las ya existentes.

El dialogo franco entre las agrupaciones que conformaran el comité de trabajo del carnaval 2011, la creación de un comité organizador de personalidades y un cambio estratégico de escenario serán la punta de lanza del buen desempeño del próximo carnaval del Distrito Nacional.